"Leucemia Mieloide Crónica (LMC) Una enfermedad poco común" (Nov.2013)

Muchos desconocen las características de la enfermedad y por lo tanto sus síntomas y tratamientos. Por este motivo un asesor médico del laboratorio Bristol-Myers Squibb explica los principales aspectos de este tipo de leucemia.

La leucemia mieloide crónica (LMC) es una de las patologías cubiertas por el Programa Pasos y para conocer más sobre la misma el doctor Christián Yañez, Médico Cirujano y Asesor Oncológico de Bristol-Myers Squibb, aclara los puntos más relevantes acerca de la enfermedad. El especialista define la LMC como “una enfermedad neoplásica de las células sanguíneas en que aparecen leucocitos inmaduros en la sangre del paciente, provenientes de la médula ósea”. Además agrega una serie de datos sobre los que profundiza a continuación.

-¿En quiénes se presenta principalmente la leucemia mieloide crónica y cuáles son sus síntomas?
Este tipo de leucemia aparece más bien en adultos o en personas de edad más avanzada, siendo muy poco común en niños. Siendo un poco más frecuente en hombres que en mujeres. La enfermedad puede ser asintomática o presentar síntomas inespecíficos (compromiso del estado general, pérdida de peso, sudoración nocturna) y otros derivados de las alteraciones en la sangre del paciente tales como:
- anemia (por pérdida de glóbulos rojos en la sangre)
- fiebre o infecciones recurrentes (por alteración de la función de los leucocitos en la sangre)
- tendencia a sangrados, hematomas (por alteración de las plaquetas en la sangre)
- dolor o malestar en la zona inferior de las costillas, en el costado izquierdo (por aumento del tamaño del bazo)

-¿Existen factores hereditarios?
La LMC no es una enfermedad hereditaria. Sin embargo, se ha demostrado que la aparición de una alteración de los cromosomas – la aparición del cromosoma Philadelphia – es la que determina el desarrollo de la enfermedad. Este cromosoma se forma por la unión anormal de dos segmentos provenientes de los cromosomas 9 y 22, lo que provoca que una enzima llamada tirosin-kinasa se torne activa. Esta activación anormal es la que determina la proliferación descontrolada de un tipo de leucocitos, pertenecientes a la serie mieloide.

-¿Cuáles son las fases de la enfermedad?
Se distinguen tres fases en función de la agresividad de la enfermedad, o dicho de otro modo, de la cantidad de leucocitos inmaduros presentes en la sangre o la médula ósea, además de considerar los síntomas generales del paciente. Estas fases son:
- fase crónica
- fase acelerada
- fase blástica. Cada paciente debe ser estudiado para saber en qué fase de la enfermedad se encuentra, con el fin de planificar el mejor tratamiento.

-¿En qué consiste el tratamiento? ¿Existen variaciones según fase o edad del paciente?
Existen tratamientos llamados estándar, que son los que actualmente se utilizan por estar validados por la comunidad científica y hay otros que se ofrecen en estudios clínicos (experimentales). Una vez que un nuevo fármaco demuestra su eficacia y seguridad en estudios clínicos, es incorporado al tratamiento estándar. Considerando el tratamiento estándar, podemos distinguir los siguientes tipos:

- Terapias target (o blanco): uso de fármacos que identifican y atacan las células neoplásicas en forma específica. En la LMC, se utilizan medicamentos inhibidores de la enzima tirosin-kinasa (imatinib, dasatinib, nilotinib).

- Quimioterapia: uso de fármacos que producen muerte celular o detención de la división celular.

- Terapias biológicas: uso de sustancias biológicas que modifican el funcionamiento del organismo para potenciar el sistema inmune del paciente, y así usarlo en la destrucción de las células neoplásicas.

- Quimioterapia en altas dosis y trasplante de células madre: mediante la administración de quimioterapia en altas dosis, se logra la destrucción de las células sanguíneas neoplásicas y normales del paciente. Una vez logrado esto, se infunden células madre al paciente (provenientes de él mismo o un dador compatible), las que ocupan el lugar de las células sanguíneas destruidas y restituirían la normalidad en el paciente.

- Infusión de linfocitos de donante: luego del trasplante de células madre, se pueden infundir los linfocitos del donante en el paciente, los que reconocerían a las células leucémicas del paciente como extrañas, destruyéndolas.

- Cirugía: puede ser utilizada la esplenectomía (resección del bazo).

-¿Cuáles son las principales recomendaciones para los pacientes de LMC en su vida diaria?
Principalmente mantenerse en control con el equipo médico que lo está tratando. Es importante adherir al tratamiento, acudiendo a los controles y realizándose los exámenes que se le solicitan; de esta manera es posible monitorear la respuesta al tratamiento de su enfermedad, y así tomar las mejores decisiones. Respecto al tratamiento, se recomienda seguir las indicaciones, no cambiarlas por cuenta propia y conversar las inquietudes con su equipo de salud. Es posible, como con cualquier tratamiento, que aparezcan efectos secundarios de los fármacos utilizados. Ante esto, nuevamente la indicación es conversarlo con su médico. Según explica el especialista, “actualmente existen muchos sitios donde obtener información sobre la enfermedad, lo que es muy valioso para el paciente y su familia, pero no debe sustituir el contacto con el equipo de salud, ya que las decisiones de tratamiento se toman según cada caso”. Además, agrega que no todos los sitios son confiables, por lo que es recomendable preguntar al equipo de salud de dónde se puede obtener información científicamente correcta sobre la enfermedad.

Fuente: Programa Pasos Chile - Nov.2013