"Alimentación saludable en pacientes de Leucemia Mieloide Crónica" (Ene.2014)

La importancia del equilibrio alimenticio cuando se tiene una enfermedad crónica como la leucemia mieloide crónica (LMC), radica en que los pacientes se mantengan en las mejores condiciones de salud para realizar sus tratamientos.

La alimentación es un pilar fundamental en la vida de todas las personas; sin embargo, para quienes sufren una enfermedad crónica como la leucemia mieloide crónica (LMC), se trata de un factor que no se debe descuidar.

Para comprender mejor la importancia de una alimentación saludable, María José Gonzáles, Nutricionista a cargo del Servicio de Onco-hematología de Hospital DIPRECA, nos introduce al tema explicando que “durante todo el año los pacientes con LMC deben tener los mismos cuidados en su alimentación, pero sobre todo cuando estén recibiendo quimioterapia, siendo siempre cautelosos en la higiene, mantención y preparación de los alimentos”.

¿Cuáles son los cuidados en la alimentación para los pacientes de LMC especialmente durante los meses de verano?
El verano en particular se asocia a mayor consumo de frutas y verduras y es ahí donde el paciente debe tomar precauciones para evitar enfermedades transmitidas por los alimentos, conocidas por su sigla como ETAs.

Para poder mantener una alimentación sana, variada y agradable, se recomienda consumir las frutas y verduras muy bien lavadas, cocidas o en conserva, pudiendo hacer macedonias, jugos o batidos de leche con la fruta que gusten.

¿En qué casos es recomendable evitar algunos alimentos?
A la hora de entregar una pauta de alimentación a un paciente se deben tomar en cuenta distintas variables, como su edad, estado nutricional, antecedentes mórbidos (diabetes mellitus, hipertensión arterial, dislipidemia, enfermedades renales, etc.) y por supuesto no dejar de lado el tratamiento que se esté utilizando para la LMC, y considerar los efectos secundarios que se puedan producir.

La alimentación es fundamental como parte del tratamiento y debe siempre ajustarse a la situación del paciente y a los medicamentos que, en algunos casos, pueden afectar su eficacia al combinarse con el consumo de algún alimento en particular. Por esto es importante que el paciente siempre esté informado y realice todas las consultas que sean necesarias a su equipo de salud.

¿Existen alimentos que sean especialmente recomendables? ¿Cuál es su efecto?
Indicar un alimento en específico no es adecuado, pero sí es recomendable mantener una alimentación sana y equilibrada, con distintos tipos de alimentos, ya que así nos aseguramos de administrar todo tipo de nutrientes.

En aquellos casos en los que se produce intolerancia a alimentos, como por ejemplo las carnes, lo importante es reemplazarla por otros alimentos que proporcionen nutrientes de manera similar, incluso siendo necesario el uso de suplementos nutricionales en algunos pacientes para cubrir sus requerimientos de nutrientes.

¿Existe alguna dieta específica para pacientes de LMC?
La alimentación es más bien personalizada según el tratamiento y las enfermedades mórbidas del paciente.

Es importante que a todos los pacientes se les dé un régimen con alimentos bajos en carga bacteriana durante la quimioterapia, adaptándolo a los gustos y tolerancia de cada uno.

En otras palabras, la recomendación es escoger alimentos que desde el punto de vista microbiológico sean más seguros, priorizando la cocción de estos, la correcta conservación de temperaturas para evitar la reproducción de microorganismos patógenos y sobre todo, la higiene a la hora de preparar.

Considerando los periodos de neutropenia que sufren los pacientes con LMC, este tipo de alimentación es la más recomendada, ya que así evitamos ETAs.

¿Hay algún patrón mayoritario de comportamiento entre los pacientes de LMC en cuanto a la alimentación?
En general los pacientes logran mantener una alimentación adecuada por vía oral, la que en muchos casos puede verse alterada por los efectos secundarios de algunos tratamientos, tales como: alteraciones en los sentidos del gusto y olfato, cambios en el tránsito intestinal, entre otras.

Por otra parte, son frecuentes los síndromes diarreicos producidos por el consumo de alimentos en lugares de comida rápida, ceviche o sushi, todas preparaciones altamente riesgosas desde el punto de vista de su adecuada preparación y de la conservación de la cadena de frío en estos.

¿Cuál es el principal error en la alimentación en el que incurren los pacientes de LMC?
Hoy en día el acceso a Internet y a dietas que no tienen sustento científico son algo muy frecuente en todo nivel de pacientes. Son muchas las terapias alternativas que traen consigo recomendaciones desde el punto de vista nutricional, pero también muchas son carentes de nutrientes.

Por ejemplo, las proteínas de origen animal, en más de alguna de estas dietas son evitadas. En otros casos se recomienda de manera muy ocasional el consumo de lácteos y carnes, los cuales son la mejor fuente proteica. No se entrega una orientación adecuada para lograr que nutrientes tan esenciales sean consumidos a través de otros alimentos.

Lo más beneficioso es que la alimentación se mantenga tan completa como sea posible y tolerada por el paciente y que aquellos alimentos no consumidos sean reemplazados por otros de características similares. Por otro lado, es importante entender que la alimentación puede llegar a ser tan importante como el tratamiento en sí y por esto mismo debe ser estudiada en conjunto con un especialista.

Fuente: Programa Pasos Chile - Ene.2014