Actividad inflamatoria en pacientes con Artritis Reumatoide (Marzo.2015)

La inflamación es una de las grandes molestias que sufren los pacientes con Artritis Reumatoide, ya que produce rigidez en diferentes niveles, sobre todo por las mañanas.

Muchos pacientes con Artritis Reumatoide (AR) coinciden en que los momentos más difíciles del día son las mañanas, ya que su cuerpo presenta un alto grado de rigidez e inflamación.

El doctor Cristian Vergara, Reumatólogo del Hospital Naval de Viña del Mar y del Hospital Carlos Van Buren de Valparaíso, se refiere al origen de la inflamación en pacientes con AR explicando que “el sistema inmunológico consta de diversas células que habitualmente se encargan de defendernos contra los microorganismos que nos atacan. Sin embargo, por motivos que aún se desconocen, el sistema inmune se activa y comienza a atacar nuestro propio cuerpo. En el caso de la AR, el sistema inmune ataca las articulaciones, invadiéndolas y generando inflamación en la membrana sinovial, que envuelve las articulaciones”.

Además agrega que “éstas células del sistema inmune (linfocitos B, T y macrófagos), activan otras llamadas sinoviocitos (células que forman la membrana sinovial), las cuales se transforman, crecen y comienzan a secretar sustancias inflamatorias que perpetúan el proceso de inflamación en la articulación. La mayoría de estas sustancias inflamatorias se vierten en las articulaciones aumentando la cantidad de liquido articular o sinovial, produciendo enrojecimiento, calor y dolor articular”.

¿Por qué la inflamación y la rigidez se acentúan en las mañanas?
El mayor líquido articular mencionado anteriormente, producto de la inflamación generada en las articulaciones tiende a acumularse en las noches cuando las articulaciones están en reposo. Es por esta razón que las articulaciones amanecen hinchadas y tienden a deshincharse a medida que pasa la mañana, pues este liquido se va reabsorbiendo con los movimientos, siendo el sistema linfático el encargado de esto.

¿Cuál es el daño que produce la inflamación de la membrana sinovial en los huesos?
La membrana sinovial inflamada crece en tamaño y si no recibe tratamiento efectivo se hace autónoma, comienza a invadir el hueso que esta por debajo de ella, destruyéndolo (reabsorción ósea) y conduciendo al daño articular. Por otro lado, hay ciertas sustancias inflamatorias que provienen de la membrana sinovial que activan a otras células óseas llamadas osteoclastos, las cuales comienzan a "comer" hueso.

¿Por qué la inflamación ocurre en algunas articulaciones y en otras no?
Las inflamaciones ocurren principalmente en articulaciones que poseen esta membrana sinovial. Es por eso que otras articulaciones no se ven afectadas, por ejemplo las sacroiliacas o articulaciones localizadas en las vertebras de la columna, salvo algunas vertebras cervicales las cuales poseen sinovial. Las articulaciones más afectadas son las más pequeñas y la razón se desconoce.

¿Qué otras inflamaciones puede sufrir un paciente con AR?
La inflamación producida por el sistema inmune no sólo afecta a las articulaciones. Muchas de las sustancias inflamatorias que se generan en la articulación pasan a la circulación sanguínea, por lo que la inflamación puede trasladarse a otras zonas del cuerpo.

La inflamación en los pulmones se denomina fibrosis pulmonar, y la membrana que envuelve a los pulmones llamada pleura sufre de pleuritis y derrame pleural, lo cual es líquido que se acumula por fuera de los pulmones. En el caso de la membrana que envuelve el corazón, denominada pericardio, se produce un cuadro llamado pericarditis.

También se pueden inflamar algunos vasos sanguíneos, produciendo un cuadro llamado vasculitis reumatoide, lo cual conduce a la inflamación de pequeños vasos sanguíneos que irrigan los nervios (mononeuritis) o la piel (vasculitis cutánea).

El especialista agrega que “por estos motivos los pacientes con AR deben recibir un tratamiento adecuado, tomar sus medicamentos según lo indicado por su médico y tratar de controlar su enfermedad, pues no solo se pueden dañar las articulaciones sino también otros órganos”.

Finalmente, es importante destacar que las complicaciones señaladas son poco frecuentes y ocurren principalmente en personas con una artritis muy activa durante muchos años, por el contrario la terapia adecuada y el cumplimiento en su administración permite en muchos casos lograr inactividad de la enfermedad.

Fuente: Programa Pasos Chile