Artroplastias
Otro camino a una mejor calidad de vida (Mar.2015)

La artroplastia se suma a las alternativas que proponen solucionar las dolencias y degeneraciones producidas por la Artritis Reumatoide.

Además de los diversos tipos de tratamiento médico que los reumatólogos pueden realizar a un paciente con Artritis Reumatoide (AR) para mejorar su calidad de vida, existe la posibilidad de intervenir quirúrgicamente.

La artroplastia es un procedimiento quirúrgico que ayuda a restituir la integridad y el movimiento de una articulación, y una vez realizada la intervención es necesario un período de adaptación con la asesoría de un Terapeuta Ocupacional.

Silvia Vega, Terapeuta Ocupacional de la Clínica Ciudad del Mar y del Centro Médico Clínica Reñaca, explica que “cuando se trata de artroplastias de cadera o rodilla, se entrena en estrategias de protección articular y se interviene en el entorno, de acuerdo a las actividades que realiza el usuario. Lo fundamental es que lleve a cabo las actividades de manera segura, sin sobre esforzar la nueva articulación o sobrecargar el lado contrario, generando una nueva lesión”.

Agrega que “cuando la artroplastia es de mano, la limitación en la funcionalidad es más evidente, por lo cual, el uso de estrategias compensatorias y adaptaciones en una primera etapa son fundamentales”.

¿Cuál es el rol del Terapeuta Ocupacional para apoyar al paciente intervenido?
Cuando la cirugía ha sido de cadera o rodilla, las estrategias de protección articular y manejo del entorno en el hogar son las primeras preocupaciones, muchas veces según la edad de los usuarios se anexan adaptaciones para el vestuario, principalmente de calzado, el paso de sedente a bípedo, la altura de los inodoros, asientos en autos, la ducha y también algunas actividades de ocio deben ser modificadas.

En extremidad superior la variedad incluye articulación de muñeca, pulgar e interfalángicas de los dedos, como las mas usuales.

Los cambios fisiológicos de las diversas estructuras que se relacionan a la edad del usuario, requieren del manejo de la cicatriz respetando los periodos de maduración propia, conservando las parte blandas y la amplitud de movimiento. Luego se realiza un trabajo de sensibilización, fundamental para la manipulación y tolerancia a los estímulos táctiles. Muchas veces se presentan sensaciones parestésicas (hormigueo, adormecimiento) y para ellas se cuenta con técnicas de reeducación sensorial.

Luego pasamos a una fase de movilización suave pasiva hasta llegar al movimiento controlado y posteriormente se inicia un proceso de movimientos con resistencias. Todo conjuntamente con el uso de férulas en las distintas etapas, desde órtesis (productos ortopédicos) posicionadoras (reposo) hasta lograr uso de órtesis dinámicas regulando la resistencia de éstas.

Se cuenta con diversos protocolos para el uso de órtesis de acuerdo al tipo de cirugía.

¿Se pueden provocar lesiones? ¿de qué manera?
Estas no debieran ocurrir en el periodo post quirúrgico, ya que se busca mantener el equilibrio entre la musculatura extensora y flexora del segmento restaurado, de manera que ninguna de ellas priorice su activación y genere alteraciones en la articulación.

La articulación metacarpofalángica (MCF) es especialmente susceptible de sufrir una subluxación palmar en el postoperatorio inmediato, por lo cual es fundamental el uso de férulas según protocolo. Cuando es en muñeca se debe proteger la estabilidad, sin generar limitaciones en las otras articulaciones de los dedos o codo.

En relación a las artroplastias de cadera y rodilla se debe trabajar en conjunto con kinesiología, de manera de no generar compensaciones, sino que recuperar la movilidad de la articulación restaurada de manera progresiva.

¿Qué cuidados especiales requiere el paciente una vez terminada su hospitalización?
En las artroplastias de cadera se evita que el usuario cruce las piernas, dejando la cadera en flexión y además cruzada por delante, ya que puede generar una lesión en la nueva articulación. Para ello se elevan los asientos y se reeduca el posicionamiento. Además es importante mantener controlado el peso corporal.

En los casos de mano siempre se prioriza el equilibrio muscular entre flexores y extensores, además de mantener la movilidad de las articulación adyacentes, para ello se educa en el uso de órtesis.

Finalmente, la Terapeuta Ocupacional agrega que “es importante preparar el hogar para que sea un espacio seguro, adquiriendo ayudas técnicas y adaptaciones adecuadas en cada caso, sin aparatar si no es necesario y considerando los espacios reales del hogar”.

Fuente: Programa Pasos Chile