"Cáncer de Mama y Embarazo: Cifras en Aumento"

Actualmente, pocas mujeres embarazadas son diagnosticadas con cáncer de mama, la tendencia que se observa es que va en aumento el número de mujeres que se embarazan en edades mas tardías. Debido a que el riesgo de desarrollar cáncer de mama en una mujer es mayor a medida que su edad aumenta, los médicos esperan observar en el futuro más casos de cáncer de mama durante el embarazo.
Se calcula que alrededor de 1 de cada 1.000 mujeres embarazadas es diagnosticada con cáncer en los Estados Unidos. El tipo de cáncer más común detectado durante el embarazo o en el primer año tras el embarazo es el cáncer de mama; también descrito como cáncer de mama gestacional. Cómo los cambios hormonales afectan el riesgo de cáncer de mama

Los niveles de estrógeno Se relacionan con el desarrollo de cáncer de mama; las mujeres que tienen exposiciones mayores de estrógeno por periodos de tiempo prolongados parecen tener un riesgo de cáncer de mama ligeramente mayor. Esto incluye a mujeres que tuvieron más periodos menstruales, como las que comenzaron a menstruar antes de los 12 años o que pasaron por la menopausia después de los 55 años.

El embarazo también se relaciona con varios cambios hormonales; durante el embarazo cesan los ciclos menstruales y cambia el equilibrio hormonal predominando en vez de los estrógenos otra hormona que se llama progesterona. Debido a esto, puede que las mujeres que hayan tenido varios embarazos durante su juventud presenten un riesgo ligeramente menor de cáncer de mama. Las mujeres que no han tenido hijos o que tuvieron su primer embarazo después de los 30 años tienen un riesgo de cáncer de mama ligeramente mayor.

El rol de la lactancia algunos estudios han sugerido que la lactancia puede que reduzca ligeramente el riesgo de desarrollar cáncer de mama. Esto es más probable si la lactancia dura 1,5 a 2 años, o si la madre ha amamantado a varios bebés. La razón para esto pudiera ser que tanto el embarazo como la lactancia reducen el número total de ciclos menstruales que tiene una mujer en el transcurso de su vida. Se necesitan más estudios para respaldar estas hipótesis. Detección de cáncer de mama durante el embarazo: la mamografía puede detectar la mayoría de los cánceres que comienzan durante el embarazo. Como todo procedimiento radiológico puede tener riesgos de radiación y su médico determinará el costo-beneficio de solicitarle una mamografía. Se considera que la mamografía es segura por la cantidad de radiación utilizada y que ésta es dirigida a la mama; por ello la radiación, en su mayor parte, no alcanzaría otras zonas del cuerpo. Hay formas de protección adicional, como es la colocación de una placa de plomo sobre la parte inferior del abdomen para evitar que la radiación alcance el útero. No obstante, los científicos no pueden tener certeza en los efectos de la radiación sobre el bebé dentro del vientre, incluso a una cantidad reducida. En las pacientes que no sea recomendable la mamografía se puede utilizar ecotomografía mamaria como otra alternativa de estudio diagnóstico.

Fuente: www.cancer.org