Lunares y la importancia de la fotoprotección. (Sep.2015)

Si bien los lunares son algo común en las personas, y la mayoría de ellos no son malignos se recomienda ponerles atención para prevenir el cáncer de piel y el desarrollo de melanomas.

Cualquier persona puede desarrollar melanoma, explica la dermatóloga Tatiana Riveros, integrante de la Sociedad Chilena de Dermatología y especialista de la Clínica Alemana. “Son mas frecuentes en personas que han tenido antes un melanoma o parientes directos de ellos. También en quienes tienen muchos lunares o han presentado quemaduras de sol con ampollas en la niñez”.

Los lunares, se forman cuando las células pigmentadas (melanocitos) crecen en grupos, de ahí la importancia de observarlos cada cierto tiempo. Éstos deben ser parejos en superficie, color y forma. Para eso se recomienda estar atentos a los siguientes aspectos que se denominan ABCDE y se asocian a:

A.- Si es asimétrico en sus ejes.
B.- Si tienen borde irregular con “patas hacia los lados”.
C.- Si son de color irregular.
D.- Si presenta un diámetro mayor que seis milímetros.
E.- Que evolucione o cambie.

¿Por qué se recomienda estar atentos a si hay cambios en ellos? porque si existen quiere decir que al verse de otro color o forma, hay células que se están multiplicando a distinta velocidad y por ende podrían ser malignas.

La especialista Tatiana Riveros destaca que “todas las personas debieran observarse la piel por delante frente a un espejo, levantando los brazos, mirando axilas, plantas de pies, detrás de las orejas y espalda con ayuda de otro espejo y conocerse los lunares o marcas que tengan en la piel”.

Se recomienda también una vez al año consultar al dermatólogo para ser examinado con un dermatoscopio, dispositivo que permite agrandar las lesiones y que ayuda a identificar los lunares sospechosos.

Protegerse del sol

En la prevención y cuidado de la piel es fundamental la fotoprotección desde la niñez y en las distintas épocas del año ya que la exposición al sol es acumulativa en la vida.

Para sensibilizar acerca de la importancia de la prevención; los riesgos de la radiación UV y la promoción de la fotoprotección la Sociedad Chilena de Dermatología desarrolló un decálogo en el año 2012.

Éste incluye 10 recomendaciones a tener en cuenta.

- Si presenta una herida que no cicatrice, una mancha, un lunar o un bulto que cambie su aspecto, pique o sangre, consulte a su dermatólogo.

- Evite exponerse al sol en las horas de mayor radiación ultravioleta: Entre las 11:00 y las 16:00 horas, especialmente en primavera y verano.

- Prefiera y busque siempre la sombra de árboles, toldo o techo.

- Si debe exponerse al sol, proteja su piel con ropa oscura (azul, verde o gris), seca, de trama compacta, mangas largas y pantalones largos.

- Al exponerse al sol use sombrero de ala ancha y lentes con protector UV para evitar cataratas.

- En áreas inevitablemente expuestas aplique un protector solar con factor 30, incluyendo labios y pabellones auriculares. Se sugiere lo haga 20 minutos antes de exponerse al sol y reaplique cada dos horas.

- No exponga a niños menores de dos años al sol; menores de 6 meses no deben usar protector solar.

- Protéjase también en días nublados y recuerde que las superficies reflejan la radiación ultravioleta, principalmente la nieve, arena y agua.

- Nunca utilice fuentes artificiales de radiación ultravioleta como solárium.

- Ciertos medicamentos aumentan la sensibilidad a la radiación ultravioleta. Infórmese con su médico.



Fuente: Programa Pasos Chile