Cuidados en la Nutrición para Pacientes con Leucemia Mieloide Crónica (Nov.2015)

Un aspecto a considerar en personas que tienen esta enfermedad es su alimentación, ya que a causa de esta patología pueden bajar bastante de peso y disminuir sus defensas. Una alimentación saludable, que contenga todos los nutrientes que el paciente necesita puede aportar a mejorar su condición.

Al respecto Carola Moya, nutricionista del área de Asistencia Nutricional Intensiva del Hospital de Carabineros, explica que en general los pacientes que tienen cáncer y que están sometidos a un tratamiento tienen efectos secundarios en lo nutricional, y es frecuente que bajen de peso y disminuyan sus defensas.

De ahí la importancia que la comida sea muy cuidada. Hay alimentos que se recomienda no ingieran los pacientes, especialmente en períodos agudos de la enfermedad. “Por ejemplo los lácteos que se contaminan fácilmente como el quesillo o cualquier yogurt que tenga lactobacilos. Los probióticos también están contraindicados porque actúan como un elemento patógeno con estos pacientes, es decir que les puede provocar una daño en vez de un beneficio”, comenta la profesional.

Carola Moya recomienda que, en lo posible, los pacientes con Leucemia Mieloide Crónica puedan llevar una dieta balanceada y variada que incluya alimentos que contengan carbohidratos, proteínas, lípidos y vitaminas. “Lo ideal es que la persona tenga una pauta alimenticia con las calorías que requiere y los alimentos que puede ingerir. Sobre todo para evitar una desnutrición. Sin embargo, por un tema de recursos no siempre es posible acceder a un nutricionista o a una consulta de este tipo”.

También recomienda que la dieta incluya los alimentos que a la persona le gustan y adaptar sus comidas a sus horarios, a su vida laboral o a su rutina cotidiana.

Lo importante es siempre estar atento a su estado nutricional. Si el médico tratante, un integrante del equipo de salud, o un familiar observa que el paciente ha adelgazado se recomienda consultar a un especialista/nutricionista para prevenir que esa condición se agrave.

Para tener en Cuenta

Cuando una persona tiene Leucemia Mieloide Crónica es muy importante el manejo que se tenga con su alimentación. Carolina Moya comparte algunas sugerencias:

- Tener una alimentación lo más natural, en lo posible volver a las comidas preparadas como la cazuela o la carbonada, que son más sanas que lo que consumimos hoy en día.

- Cuando un paciente está con las defensas bajas no debe comer alimentos crudos. Se sugiere que coma todo cocido y sólo se permiten los alimentos crudos que tienen cáscara gruesa, como por ejemplo el melón o el plátano, pero es necesario fijarse que estén indemnes, sin ningún machucón por donde pueda entrar un microorganismo.

- Al preparar carne asegurarse que ésta haya sido descongelada antes dentro del refrigerador, no hacerlo a temperatura ambiente porque proliferan las bacterias.

- Fijarse muy bien en las fechas de vencimiento de los alimentos, no consumir productos vencidos.

- Evitar los alimentos que contengan azúcar, limitar su consumo.

- Que el paciente tenga todos sus utensilios de uso exclusivo, para evitar el contagio de bacterias.

- Al cocinar es importante evitar la contaminación cruzada al preparar los alimentos. En el caso de las tablas para picar se recomienda tener una para las carnes, otra para las verduras y otra para los alimentos cocidos.

- Al guardar comidas crudas y cocidas en el refrigerador hacerlo en envases separados.

- No lavar el pollo o pavo antes de prepararlo. Eso es contraproducente en estos casos porque se vierten todas las bacterias en el lavaplatos y contaminan otros utensilios que se laven posteriormente.

- Cambiar frecuentemente las esponjas y los paños del lavaplatos porque al estar húmedos son caldo de cultivo para las bacterias.



Fuente: Programa Pasos Chile