Nutrición en Pacientes con Hepatitis C (Abril.2016)

Debido a que el virus de la Hepatitis C provoca la inflamación del hígado, que es el órgano que permite metabolizar los alimentos y eliminar toxinas, se recomienda que quienes tienen esta enfermedad tengan algunos cuidados con su alimentación.



Para conocer cuáles son los aspectos que se deben considerar en la dieta conversamos con Carola Moya, nutricionista del área de Asistencia Nutricional Intensiva del Hospital de Carabineros. La profesional explica que debido a que la Hepatitis C produce que el hígado no funcione a su total capacidad se aconseja disminuir el consumo de alimentos que contienen grasas porque son metabolizadas por este órgano.

“Es recomendable restringir el consumo de grasas saturadas que son las de origen animal y que están presentes en la leche entera, la mantequilla y la carne, entre otros productos. Lo ideal es que si el paciente va a ingerir alimentos que contengan grasas, éstas sean no saturadas y la cantidad que puede consumir debe estar calculada de acuerdo a su edad, sexo, estado nutricional y actividad física que realiza”, comenta la profesional.

En este sentido sugiere mejorar la calidad de las grasas que la persona consume por ejemplo reemplazarla la mantequilla por la palta que contiene otro tipos de ácidos grasos que son menos dañinos para el hígado. También evitar la margarina porque contiene ácidos grasos trans que son similares a los de las grasas saturadas.

Otro producto que hay que evitar en la dieta es el consumo de alcohol ya que éste daña aún más el hígado en las personas que tienen Hepatitis C.

Carola Moya explica que también es importante restringir el consumo de alimentos que contengan proteínas debido a que éstos tienen aminoácidos denominados aromáticos que son los que se metabolizan principalmente en el hígado y pueden producir alteraciones en aquellos pacientes que tienen una enfermedad hepática.

La nutricionista explica que la principal recomendación es considerar la cantidad de proteína por kilo de peso de la persona. “No puede ser más de 1 gramo o 0,8 gramos por un kilo de peso. Si el paciente pesa 50 kilos tiene que consumir 50 gramos como máximo de proteína. Un trozo de carne del tamaño de una caja de fósforo tiene 11 gramos de proteína”.

La profesional también comenta que las proteínas están presentes en otros alimentos como los lácteos, y que existen también las de origen vegetal como las que contienen las legumbres, las que sugiere privilegiar antes que la carne. En caso que la persona quiera consumir carnes se sugiere las blancas (pescado, pavo o pollo).

Entre los alimentos que se recomienda incorporar en la dieta están:
- Frutas y verduras porque contienen fibra.
- Las aceitunas.
- Frutos secos que pueden servir como colación durante el día.
- Aceite de oliva extra virgen si la persona consume este producto con los alimentos.
- Carbohidratos, como las pastas, arroz o papás con moderación.

La nutricionista Carola Moya comenta que ir generando cambios en la dieta es gradual y que restringir no necesariamente significa eliminar del todo ciertos alimentos. “Muchas veces las personas creen que no pueden comer nada prácticamente y disminuyen considerablemente su ingesta, lo que puede producir una mal nutrición por déficit. Por ejemplo si le dicen no coma grasa elimina todas las comidas que la contengan de su dieta y si le recomiendan disminuir la carne dejan de consumir totalmente ese alimento y no los reemplazan. Modificar hábitos nutricionales es un proceso al que las personas se van adaptando, lo deseable es hacerlo paulatinamente e ir reemplazando productos de acuerdo a las necesidades del paciente por otros que también pueden ser apetitosos”.

Es importante destacar que estas son recomendaciones y que en lo posible se sugiere que las personas que tienen Hepatitis C puedan buscar orientación con su médico o un especialista en nutrición para determinar que dieta es la más adecuada para ellas.



Fuente: Programa Pasos Chile