La LMC es un cáncer que crece lentamente en donde el cuerpo produce un número descontrolado de glóbulos blancos anormales (llamados blastos)1,2. Las células malignas gradualmente empujan hacia afuera a las células normales y las sacan de la médula ósea hacia el torrente saguíneo1